Había quedado con unos amigos de reunirnos a cantar en karaoke en la casa de un amigo. Esto sería el domingo, porque el sábado algunos no podían y así, además, lo hacíamos como despedida de uno de ellos, que se vuelve a españa. Ayer conocí a unos chicos en una fiesta de salsa que me invitaron a una reunión de ellos el sábado por la noche. Así que ya tengo toda la nocturnidad del fin de semana ocupada.

Además, había quedado con una amiga para vernos el día de hoy, sin pensar en que hoy me tocaba venir a trabajar porque le había prometido a un compañero traerle una comida preparada por mí por su cumpleaños. Eso significó que ya el domingo me desvelé un poco preparándosela por la noche. Pero volviendo a mi amiga: había olvidado que tenía que trabajar, así que ofrecí recogerla de la estación a las 5, cuando lo más temprano que podía estar ahí, era a las 4.15 y contando que llegando a casa me faltaba ordenar mi cuarto e instalar de pendiente urgente el software antivirus en mi computador.

Le pedí que nos viéramos una hora más tarde y ella respondió que estaba a punto de pedirme que nos viéramos una hora antes. Así que al final dejamos todo para el miércoles. Es una lástima, porque había quedado con otro grupo de amigos de ir a bailar salsa hoy por la noche. Eso igual queda pendiente, pero sin Melody.

El martes (mañana) tengo que volver a trabajar. Por la noche le ofrecí a una amiga pasar por su casa para recoger un equipo de karaoke que usaremos el domingo. El miércoles es - ahora - la cita con Melody. Eso por la tarde. Creo que por la mañana iré a terminar unos trámites que tengo pendientes.

Jueves me toca trabajar en la universidad. Creo que me quedaré ahí todo el día o al menos toda la tarde. El viernes tal vez salga a comprar algo de ropa para el fin de semana, que, como dije al comienzo, está ocupado.